Cuánto se demoraría en Uruguay contar los votos de Brasil

Este domingo se celebraron las elecciones en Uruguay y Brasil. La diferencia de contabilización de votos es muy grande, en Brasil en una hora cuentan 46 millones de votos, en Uruguay, en una hora solo 140 mil.

Personas votando en las Elecciones Nacionales de Uruguay

Sólo Dios sabe a qué hora se conocerán los resultados, había asegurado horas antes de los comicios el presidente del Tribunal Electoral de Brasil, Dias Toffoli. Pero contradiciendo su pronóstico, parece que Dios supo los resultados y muy rápido, porque en tres horas ya se habían contabilizado 140 de los 142.816.000 votos emitidos en el balotaje del domingo.

Estas cifras representan una enorme diferencia de velocidad en comparación con la votación en Uruguay, donde hasta las 07:00 del lunes hora local sólo se había escrutado el 70% de los 1.680.028 sufragios de la primera vuelta ganada por Tabaré Vázquez.

Si se comparan ambos escrutinios, la diferencia de velocidad entre uno y otro es abismal. Las autoridades brasileñas lograron contabilizar 46,6 millones de votos en apenas una hora, mientras que en Uruguay apenas pudieron chequear 140.000 sufragios en el mismo lapso de tiempo.

En una hora en Brasil contabilizaron 46,6 millones de votos, mientras que en Uruguay 140 mil en una hora.

Si se dividen los casi 143 millones de votos brasileños por los 140.000 sufragios uruguayos escrutados cada 60 minutos, se obtienen un total de 1.021 horas. Algo que equivale a 42 días y medio, que es lo que hubiera demorado el Tribunal Electoral de Brasil para tener su resultado final si se hubiese movido al ritmo de los uruguayos.

El sistema con el cual votaron los brasileños revolucionó la forma en que se esperan los resultados en Brasil, lo cual posibilitó que al momento de cerrar las urnas -en el gigante sudamericano hay tres husos horarios- ya se supiera que la presidenta Dilma Rousseff había sido reelegida en la segunda vuelta.

La implementación también incluyó -en algunos estados- el sistema de registro biométrico, en el cual el elector debía poner su dedo para corroborar que había emitido su voto electrónico. En esos estados se tardaba 40 segundos en votar, mientras que en los que no se utilizaba el sistema biométrico tan sólo 20 segundos.

El sistema biométrico -como en las dos últimas elecciones- supone la identificación del elector con su huella dactilar. Fue usado en 764 municipios brasileños en los cuales estaban llamados a votar 21 millones de ciudadanos, un 15% del electorado del país.

Si bien algunas fallas aisladas en las urnas obligaron a que se demoraran los cierres de los colegios electorales en Río de Janeiro y Brasilia, así como también actos de vandalismo en los centros de votación, en general el sistema electrónico mostró su efectividad.

El voto electrónico debutó en 1996 en Brasil, lo que logró acercar a los ciudadanos a las urnas, ya que no se provocan demoras o filas en los centros de votación. Uno de los beneficios del sistema radica en que facilita el sufragio de los electores analfabetos al presentarse fotos de los candidatos.

El modelo uruguayo

A diferencia de la gran rapidez mostrada el domingo en Brasil, la lentitud uruguaya ya había sido anticipada por el presidente de la Corte Electoral, José Arocena.

El martes pasado, el funcionario advirtió que los resultados oficiales recién se darían a conocer este lunes 27 de octubre a las 10:00 hora local (las 12:00 del mediodía horario GMT). Siendo las 14:29 del lunes, se llevan escrutados 98.8% del total de los votos.

El titular de la Corte Electoral explicó que las posibilidades de que se instale el voto electrónico en Uruguay son aún lejanas. “Significa una inversión muy importante, que se ubica en varias decenas de millones de dólares. Depende de prioridades”, concluyó. Artículo original: Infobae.com

Temas de este artículo:

Comentarios