Misión Rosetta: una nave aterriza en un cometa

La Misión Rosetta será el primer aterrizaje en un cometa en la historia de la navegación espacial; la nave comenzó su periplo hace diez años y viajó 6400 millones de kilómetros a través del espacio.

Misión Rosetta

Histórico, inédito, emocionante. Poco después de las seis, la sonda espacial Rosetta abrió sus compuertas y por primera vez en la historia dejó caer suavemente el vehículo robótico Philae sobre el núcleo helado del cometa 67P/ Churyumov-Gerasimenko. Todo salió bien: el contacto con la superficie del cometa se produjo siete horas después.

A las 6:05 -hora argentina-, la nave Philae se separó correctamente de Rosetta, en órbita del cometa 67P/Churyumor-Gerasimenco, y comenzó a recorrer los últimos 22,5 kilómetros hasta el cometa, donde aterrizó poco después de las 13.

Es un acontecimiento: es el primer aterrizaje en un cometa en la historia de la navegación espacial.

Philae tomará fotos en primer plano de la superficie del cometa, analizará sus gases y su estructura interna. Pero además lo acompañará en su travesía de aproximación al Sol y documentará sus transformaciones, algo que nunca se había intentado hasta ahora.

Rosetta comenzó su periplo hace diez años en la base terrena de Kourou, en la Guayana francesa, y viajó 6400 millones de kilómetros a través del espacio. En el camino describió varias órbitas elípticas y utilizó la gravedad terrestre y marciana como una suerte de acelerador que la llevó más allá del cinturón de asteroides ubicado entre Marte y Júpiter y hacia el espacio profundo, a más de cinco veces la distancia que existe entre la Tierra y el Sol.

Última actualización: 14 noviembre, 2014 a las 12:32

La Misión Rosetta será el primer aterrizaje en un cometa en la historia de la navegación espacial; la nave comenzó su periplo hace diez años y viajó 6400 millones de kilómetros a través del espacio.

El módulo de una sonda espacial está a punto de posarse sobre un cometa por primera vez en la historia. No se sabe con qué se va a topar, pero ya es un hito.

El vehículo robótico Philae se separó esta mañana de la sonda espacial Rosetta sobre el núcleo helado del cometa 67P/ Churyumov-Gerasimenko. Si todo sale bien, el contacto con la superficie del cometa deberá producirse alrededor de las 14 (hora uruguaya).

Philae tomará fotos en primer plano de la superficie del cometa, analizará sus gases y su estructura interna. También lo acompañará en su travesía de aproximación al Sol y documentará sus transformaciones, algo que nunca se había intentado hasta ahora.

Los cometas son los objetos más primitivos del Sistema Solar. Los astrónomos piensan que son una “caja negra” con los registros de los procesos físicos y químicos que ocurrieron durante esas épocas primigenias, hace 4600 millones de años, cuando se estaban formando los planetas.

Se sospecha desde hace mucho tiempo que los ladrillos de la vida -moléculas orgánicas y compuestos ricos en carbono, hidrógeno, oxígeno y nitrógeno- podrían haber llegado a la Tierra a bordo de cometas. La misión Rosetta ayudará a confirmar esa hipótesis.

“Asombroso”

Uno de los “padres” de la misión Rosetta, Roger-Maurice Bonnet, comparó el proceso con “Cristóbal Colón llegando a América”.

“Lo que me parece más extraordinario es el desafío técnico, es algo absolutamente asombroso”, dijo.

Según el científico, que está en el centro de operaciones de la Agencia Espacial Europea (ESA) en Darmstadt, Alemania, “la misión es casi perfecta” porque “ya cumplió muchas cosas con las que soñaban los científicos”.

Bonnet era director del programa científico de la ESA cuando la misión fue aprobada por el organismo espacial europeo en enero de 1985, en Roma, Italia. “Fue allí que comenzó esta aventura”, recordó el astrofísico.

“Para mí, se trata de la culminación de un programa de 20 años. Ya es un éxito impresionante, porque nadie hubiese imaginado que este cometa era tan espectacular ni tan rico en informaciones”, explicó.

Una década en el espacio

  • 2 de marzo de 2004. La sonda Rosetta es lanzada al espacio desde la base europea de Kurú, en la Guyana Francesa. Tiene la misión de viajar a la órbita del cometa 67/P Churyumov-Gerasimenko para conocer los orígenes del Sistema Solar y las claves de la aparición de la vida en la Tierra.
  • 30 de junio de 2005. Rosetta toma la primera imagen del cometa Tempel 1. Ese año se encuentra con la Tierra y aprovecha su impulso gravitatorio.
  • 2007. Rosetta aprovecha de nuevo la fuerza gravitatoria de la Tierra y por primera vez de Marte para continuar su viaje.
  • 2009. Se vuelve a encontrar con la Tierra y aprovecha nuevamente su fuerza de gravedad.
  • 8 de junio 2011. Recibe la orden de entrar en modo hibernación. Sigue su periplo con todos los sistemas casi apagados para limitar su consumo de energía. Solo permanecen encendidos el ordenador de a bordo y varios calentadores que periódicamente se calientan en forma automática para evitar la congelación al alejarse del Sol.
  • 20 de enero de 2014. Envía a la Tierra la señal de su despertar, tras 957 días “dormida”.
  • mayo de 2014. Rosetta comienza a aproximarse a su objetivo, el cometa 67/P Churyumov-Gerasimenko.
  • 6 de agosto de 2014. La sonda de la ESA se encuentra con el cometa, a una distancia de unos 100 kilómetros. Viaja a una velocidad de 775 metros por segundo.
  • 15 de octubre de 2014. La ESA, que sigue a la sonda desde el centro de Control de Operaciones en Darmstadt, en el oeste de Alemania, confirma que el 12 de noviembre el módulo de aterrizaje Philae aterrizará en el “punto J”, el lóbulo más pequeño del cometa, bautizado como Agilkia.
  • 12 de noviembre de 2014. El módulo Philae se desprende de Rosetta y viaja hacia el cometa. Está previsto que aterrice a las 13 (hora argentina).

EN VIVO

Temas de este artículo:

Comentarios