Primer gol oficial de Suárez en el Barcelona

Luego de cinco partidos oficiales sin anotar, Luis Suárez convirtió su primer tanto con la camiseta de Barça.

Leo Messi abraza a Suárez tras convertir su primer gol con el Barcelona

Luego de cinco partidos oficiales sin anotar, Luis Suárez convirtió su primer tanto con la camiseta de Barça. Con un notable movimiento se fue de su marcador y definió con tranquilidad ante la salida del arquero rival.

El día por fin llegó. Luis Suárez anotó su primer gol con la camiseta de Barcelona. Fue en Chipre, por Champions League, contra Apoel, en el partido que terminó con goleada de los catalanes por 4 a 0.

Claro. Los nervios estaban. Es que para un jugador del nivel de Suárez no es común estar cinco partidos oficiales sin inflar la red.

Justo se dio en un encuentro en el que Luis Enrique colocó al salteño decididamente de “9”, con Messi a la derecha y Pedro a la izquierda. Todas las condiciones estaban dadas para que Suárez fuera el protagonista del día.

“Con Messi nos entendemos muy bien, ya sea jugando uno u otro por el centro. Lo importante es ayudar al equipo”

Minuto 16. Primera clara para Luis. Pared entre Messi y Rakitic, centro al medio del argentino, remate de Suárez, pero débil y justo a donde estaba el arquero. La incertidumbre se volvió a hacer presente. “Ese gol en Liverpool lo hacía”, pensaron algunos, y otros, lo escribieron en un tweet.

Apenas 11 minutos después, el salteño ahuyentó fantasmas. Y fue todo virtud suya: pase de Jordi Alba, rápido giro de cuerpo, taco (que pasó entre las piernas de su marcador), se generó el espacio y quedó cara a cara con el arquero. Miró al medio, volcó el cuerpo y un gol “a lo Suárez”. Fuerte y contra el palo.

Todos sus compañeros lo fueron a felicitar y Messi le dio un abrazo de capitán. Luego, en el día de Suárez, el argentino se convirtió, otra vez, en el gran protagonista. Apenas 10 minutos después de la anotación del salteño, Messi marcó su primer gol en el partido y que le dio la posibilidad de romper un nuevo récord: dejó por el camino al legendario delantero de Real Madrid Raúl González y, con 72 goles, se transformó en el máximo goleador en la historia de la Champions League.

Por si esto fuera poco, Messi anotó otros dos tantos, los que hicieron que la cuenta total se elevara a 74 y que el Barça cambiara el triunfo por una goleada 4-0.

Suárez tuvo otras dos claras oportunidades de marcar y ambas tienen una coincidencia: asistencias del argentino.

Al final, Suárez fue remplazado a los 76’. Pero esta vez, fue una salida distinta… ¡ya había gritado gol en Barcelona!

Temas de este artículo:

Comentarios