Nacional se queda con el primer clásico del 2015

Nacional derrotó 1 a 0 a Peñarol por el torneo de verano Copa Bandes 2015, en el debut de Pablo Bengochea como DT aurinegro.

Copa Bandes 2015 - Nacional vs Peñarol

Con la ventaja de conocer la fórmula, de no tener que improvisar, ni recorrer el largo camino del aprendizaje, maduración y consolidación de cualquier proyecto, Nacional se presentó en 2015 como terminó 2014, festejando un triunfo, con el plus que otorga un clásico y con la cuota de fortuna que caracterizó el ciclo de Álvaro Gutiérrez. Hay cosas, que no cambian: porque Peñarol mereció un gol de Hernán Novick en el primer tiempo, que fue mal anulado, y perdió por lesión al golero Pablo Migliore.

Fue por esa razón que el estreno de Pablo Bengoechea como entrenador de Peñarol quedó pautado, por tener menos fortuna que su colega. Que es un detalle nada más, sin dudas, pero de esos que viendo 2014 en perspectiva, marcaron a lo largo del Apertura, sumado a un gran despliegue futbolístico, simple, sencillo, seguro defensivamente, veloz y efectivo, un camino de triunfos con cierre soñado para los albos.

La presentación del Peñarol de Bengoechea fue con un 4-4-2, que por momentos pareció un 4-3-3, porque Hernán Novick se sumó a los hombres de ofensiva por derecha y generó un trío junto a Leyes y Silva. El nuevo DT pretendió plantear en la cancha un equipo corto y que jugara rápido, pero no pudo desarrollarlo completamente.

Fue el menor de los Novick uno de los que mostró los puntos más altos de Peñarol, porque le ofreció al juego algunas pinceladas de su talento que aporta valor agregado. Si eso no se transformó en el 1-0, fue por el detalle señalado al comienzo: el línea Popovits le anuló un gol lícito a los 34’.

Independientemente del detalle, que marcó un punto de inflexión en el juego, en el complemento Nacional jugó mucho mejor y con velocidad resolvió sus problemas. A los 60’, un centro de Sebastián Fernández y un error de Diogo se transformó en el gol de Carlos De Pena, que resultó definitivo. Nacional pudo llegar al segundo, a pura velocidad, cuando a los 80’, Diogo salvó un tanto de Gonzalo Ramos en la línea. Y Peñarol pudo tener su remontada, también. Porque en el final, como al principio -y disimulando que los dos están en la primera semana de entrenamiento-, los aurinegros fueron por el empate, Nacional defendió con intensidad la diferencia en el marcador y celebró, como más le gusta al hincha, un arranque de año con triunfo clásico.

Nacional disfruta el camino recorrido por Gutiérrez; Peñarol, debe generar el suyo con Bengoechea. Pero esto, todavía es largo.

Temas de este artículo:

Comentarios